Soy el primero y todos dicen que estoy loco

 

 

En algunas sociedades se promueve desde la educación que nuestros jóvenes deben ser aptos para ser buenos empleados de las empresas de la comunidad o de la nación. 

 

Afortunadamente en algunas otras ya se ha ajustado el programa a nivel medio y superior para promover y favorecer el emprendimiento como una opción para generarse una forma de tener ingresos para vivir dignamente. 

 

¿Acaso la mente de un empleado es la misma de la mente de un emprendedor? 

 

Después de 10 años de entrenar emprendedores y dueños de negocio puedo decirte que definitivamente NO. Ni piensan igual, ni tienen la misma visión de las cosas, ni tienen la misma manera de resolver una situación o reaccionar ante la misma circunstancia. 

 

Entonces, cuando hay un loco al que se le cae el único tornillo de cordura y decide que no quiere ser empleado y quiere ser emprendedor es muy común que la familia, los amigos y hasta los amigos de escuela no entiendan nada de lo que este loco quiere hacer. Y no solo entenderlo inmediatamente, sino que en la mayoría de las ocasiones los resultados del proyecto empresarial toma su tiempo para dar resultados y dejar ver su éxito. Así que son meses o años que el emprendedor tiene que mantenerse sólido, fuerte, enfocado para que a pesar que nadie lo entiende y algunos hasta le buscan trabajo, él o ella tengan la determinación y el enfoque de trabajar en sus proyectos para mostrarse a sí mismos y a los demás que están hechos para emprender y para poder hacerse cargo por su cuenta de esos sueños ambiciosos y esos retos que implican los emprendimientos. 

 

Si al principio las mentalidades de emprendedor y empresario son diferentes, con el paso del tiempo la brecha se hace mucho más grande. No es lo mismo esperar que en tu cuenta se deposite tu sueldo cada que corresponde a tu ser el responsable de tener la cantidad necesaria para pagar los sueldos, los impuestos, pagar a los proveedores, tener suficiente flujo para la operación y por supuesto… pagarse un sueldo, correcto y adecuado, para vivir dignamente. 

 

Hace unos días que platicaba con un grupo de padres cuyos hijos son potencialmente emprendedores les decía: “el reto para ustedes está en entender a sus hijos que quieran ser emprendedores”. Necesitan prepararse para ser la red de soporte que puedan sostener a sus hijos tanto cuando están entusiasmados y muy motivados en emprender como cuando requieren dinero para invertir o cuando ha pasado el tiempo a veces saboreando el éxito y otras veces cuando vienen sucesos de alta dificultad, se tomó una mala decisión o se cometió algún error y los primero a los que se acuden son a sus familiares más cercanos para pedir apoyo y ayuda de ser posible. 

 

Como emprendedor es de vital importancia entender que NADIE MÁS TE SALVARÁ y todo lo que haces TIENE CONSECUENCIAS algunas buenas, otras no tantos.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Papito, yo tengo que vivir.

March 21, 2019

1/1
Please reload

Entradas recientes